Cuando el calzado es cómodo, se olvida uno del pie