Cuello y garganta. El poder de la palabra