El Camello y la apertura interna