El regodeo con el victimismo