Parar cuando es la mejor opción